lunes, abril 16, 2007

VII - Las intenciones al fin del viaje

"Dame el honor de poder tocar con mis
llamas a la piel del 14º y de marcarlo..."

Nuestro héroe se encontraba de rodillas. Le dolían por el tiempo que llevaba en esa posición. Había tomado un pedazo de corteza de una planta que encontró al costado del camino y estaba intentando escribir con una piedra filosa.
Pidió perdón al noble árblo por herirlo de es amanera, pero debía entender que necesitaba de su piel para mantener su memoria. Pidió perdón a la tierra por sustraer uno de sus hijos, una piedra de su reino, pero la necesitaba para plasmar en la piel del árbol sus pensamiento.
Depués de un tiempo, bastante largo por cierto, de frotar logró inmortalizar lo que quería.
Había escrito: "Rayadura de la madre tierra viaja hacia el mar, enviados por el viento del cuál se han de amigar, llegarán, recolectarán y me traerán lo fresco para mi memoria que no puede recordar.Un ex dios me dio una repuesta, ¿Cierta o incierta?. Solo caminando hacia el mar la respuesta llegará, ese lugar del cual con solo escuchar su nombre me pongo a temblar, pero es lo unico que todo esto hace aguantar.Pequeño perseguidor, enemigo del sol, me comentó que una mujer me condenó. Atento! no es amigo, los objetivos se cruzan, defenderme deberé sino... con mi sangre pagaré."
Sabía que esas palabras que le daban vuelta en la cabeza no eran en vano, por eso decidió escribirlas, sabía que era importante mantenerlas en el tiempo ya que su frágil memoria se lo perimitía... eso creía... no sabía si el verso antes había sido más largo... Poco le importaba, si eso ocurrió ya no tenía solución.
Se levantó, miró hacia su detino y avanzó. Las colinas a su alrededor le hablaban, lo protegían de no saber más de lo que había frente de ellas. No podía saber más nada. Seguramente todo era hermoso y lo querría mantener en su memoria, algo imposible.
Sintió la tentación de correr hacia una de ellas, hacia la más alta, trepar y ver todo el paisaje, ver el mundo y pedir ayuda... pero sabía que no era posible, ¿Por qué pediría ayuda? Ni él sabía por qué. Solo tenía un verso plasmado en la piel de un árbol, algo que sería eterno, pero debía recordar el sentido.
Pasó el día y obscureció. Encendió una pequeña fogata y la alimento son ojas secas y maderas... Era curioso, no recordaba cómo hacer fuego pero el instinto lo llevaba a hacerlo... Vío cómo el cuerpo naranja se esparcía sobre la materia seca, vió como se la devoraba. Se quedó observando unos minutos. No puedo evitar compararlo con su naturaleza... comía y crecía. Cuando el alimento se acababa, dejaba de existir... todo era así: El fuego, los árboles, él, los animales... Las única diferencia era que el fuego no era un ser vivo... pero igual se alimentaba de las materia viviente...
"Hermosa criatura viviente, a pesar de parecer un ser muerto estás vivo, ¿Puedes hablar? ¿Puedes darme un repuesta a todo esto? ¿Puede decirme a dónde voy? ¿Puedes decirme cuál es el nombre del mar?"
Espero... nadie le contestó... se sintió decepcionado... Se levantó y le dió la espalda, mirando a la nada, hacia el horizonte obscuro...
"No te voy a decir el nombre, porque es mi enemigo y con solo nombrarlo tiemblo. Todos mis ancestros han muerto en su frío cuerpo. Tuvimos que aprender a nacer en cualquier lugar y vivir poco, mientras exista alimento, ya que él tambien se alimenta de nosotros y no dejaremos que crezca. Es nuestro deber no querer vivir mucho y, de ninguna manera, morir en sus manos sino crecerá. Toma mis palabras y recuérdalas, te ayudaré en lo que necesites, saber el nombre es solo el primer paso. El mar es tu enemigo y debes hacer lo posible por destruirlo. Muchos más detalles no puedo darte, heroico viajero, serás nuestra esperanza a partir de ahora. Dejaré el mensaje en la cenizas para que mis iguales se enteren y sean felices, aunque sea por un momento, por lo poco que dura nuestras cortas vidas...
Se que escribe en la piel de un árbol... Puedo verlo... Buena elección... Has elegido el 14º... quizá no lo has advertido, pero hay una secuencia de árboles alrededor del camino. Tu elegiste el 14º... Según las cenisas de mis ancestro es el más viejo, lo llaman el indestructible. Nunca fue alcanzado por nosotros, siempre nos fue imposible... No lo conocemos pero imaginamos que debe rebosar de sabiduría y, no es raro, que halla dejado que te lleves un trozo de su piel... él sabrá lo que escribes y aumentarás su saber...
Ahora, por favor, díctame lo que quieres escribir... dame el honor de poder tocar con mis llamas a la piel del 14º y de marcarlo... por favor, cédeme ese honor, mis cenizas darán testimonio de eso y te ayudaremos en tu causa..."
No sabía que hacer... ¿Debía confiar en un ser que no tenía rostro?... lo pensó... era algo natural.. no podía ser malo... le dictó:
"Un ser natural sin rostro habló con mi persona, la ayuda de su raza me ofeció. El escribió éstas palabras, le he dado el honor de tocar al 14º, el indestructible. Advertencia! Quizá el mar no sea bueno, lleva siglo matando al fuego. Su corta vida se debe a ello, él crece matando al fuego"
La fogata extendió una llama y escribió tan cual lo que le dictó nuestro héroe.
"Gracias valiente viajero. Ahora me extinguiré, ya no tengo alimento. Pero en mis cenizas testimonio dejaré de este encuentro. Salud y libertad! Seguramente nos veremos más adelante, valiente viajero! No me olvides!"
Y poco a poco se extinguió hasta dejar solo cenizas, nuestro héroe no se animó a ensuciar con sus manos el mensaje que dejo este extraño ser.
Ya nada lo sorprendía... Leyó su piel de árbol

"Rayadura de la madre tierra viaja hacia el mar, enviados por el viento del cuál se han de amigar, llegarán, recolectarán y me traerán lo fresco para mi memoria que no puede recordar.Un ex dios me dio una repuesta, ¿Cierta o incierta?. Solo caminando hacia el mar la respuesta llegará, ese lugar del cual con solo escuchar su nombre me pongo a temblar, pero es lo unico que todo esto hace aguantar.Pequeño perseguidor, enemigo del sol, me comentó que una mujer me condenó. Atento! no es amigo, los objetivos se cruzan, defenderme deberé sino... con mi sangre pagaré. Un ser natural sin rostro habló con mi persona, la ayuda de su raza me ofeció. El escribió éstas palabras, le he dado el honor de tocar al 14º, el indestructible. Advertencia! Quizá el mar no sea bueno, lleva siglo matando al fuego. Su corta vida se debe a ello, él crece matando al fuego"

Se sintió satisfecho, era todo lo que necesitaba recordar... Se recostó en el suelo, miro al cielo y cerró los ojos... contento y aliviado de no tener que repetir una y otra vez el verso para burlar la maldición... para aprovecharse de la falla... se relajó y se dejó llevar por el sueño...

3 comentarios:

High Heels dijo...

hello! thank you for commenting on my blog. Unfortunately, I cannot understand yours as I speak only English and some French. If you add the code below to your page elements I could translate and read your blog with babelfish... :)
saludos!

http://www.altavista.com/help/free/free_searchbox_transl

Agustín dijo...

¡Hola Lacan!
Muy bueno el Blog. Me encanta como escribís. Muy "Kafkiano".

Joe Zapata dijo...

Great blog, very interesting. I look forward to reading more in the future